ATENCIÓN AL CLIENTE: Vender requiere saber escuchar y saber empatizar con las necesidades del cliente. Una persona con experiencia dedica mucha más atención a sus clientes que los jóvenes. Los aconsejan con cariño, sabiduría y les dan mejor guía, ya que dedican más esfuerzo a su trabajo. Además, pueden entender mejor las necesidades de las distintas clientelas. Basta ver las tiendas de departamento en Estados Unidos, donde la mayoría de los vendedores son gente senior.

TEMPLANZA: Además de una dilatada vida profesional, la sabiduría adquirida con los años, les da una visión y una actitud más conciliadora y resiliente frente a situaciones adversas.

COMPROMISO: Un senior valora mucho el trabajo de una forma más personal. Por eso está dispuesta dedicar más tiempo y esfuerzo por realizar su trabajo de la mejor manera. A diferencia de las nuevas generaciones, ellos priorizan la atención y ponen foco en el trabajo.

TRABAJO EN EQUIPO: ¿Quién mejor que alguien experimentado para saber lo que se necesita para formar equipos ganadores?

EXPRESIÓN: En general el lenguaje utilizado por la gente mayor es más completo, formal y no emplea tantos modismos como las nuevas generaciones. El lenguaje crea realidad, y colabora en el éxito de los negocios!


Equipo ¡SíSenior!